Aquí estamos, después del “tute” de kilometros que he hecho este fin de semana. Mereció la pena. Estuve con viejos amigos, conocí algunos nuevos y traté en persona con Maite, mi editora, después de más de 5 años de conversaciones telefónicas y mails.

Os dejo unas fotos del evento. Todo fue según lo esperado.

Tras un ejemplar de mi último libro.

El cartel que anunciaba mi firma.

Con Emilio Barbieri.