Etiquetas

, ,

por David Mateo

HEREDERO DE LA ALQUIMIA

(Heredero de la alquimia, 2010)
David Mateo

Editorial Ilarión
Colección Serie Fantasía

© Elena Dudina ilustración portada
© Pablo Uría Díez ilustración mapa interior
1ª Edición, Octubre 2010

Género: Novela – Fantástico – Seres fantásticos / dioses / alquimia / magia / aventuras
ISBN: 9788493802448
655 Páginas

Contraportada

El equilibrio del mundo está a punto de romperse. Elohím creó en la antigüedad los moldes divinos de las razas que pueblan los remotos dominios de Pangea y los dispersó a su voluntad. Muchos siglos después, extrañas criaturas asaltan las playas del Valle del Siddim y propagan la muerte entre los recolectores de asfalto que pueblan el Mar de la Sal.

La maestra sunu Neferet y su fiel discípulo Akbeth se embarcan en una cruzada que les llevará desde las fastuosas urbes de Sodoma y Gomorra hasta lo más profundo de Mesopotamia en busca de una verdad que podría sacudir los cimientos del mundo que conocen.

Embárcate con David Mateo en una aventura inolvidable por los recovecos de nuestra historia. Un mundo de egipcios y sumerios donde la sangre empaña la tierra del desierto y amenaza con llegar hasta los mismísimos cimientos de Jericó.

Opinión Personal

Más, más, más… quiero más. Este es un resumen bastante aproximado de lo que me ha parecido el libro. Esta novela es David Mateo, pero un David más grande, mejor. En sus propios términos: avasallador, apabullante, ominoso. Es una maravilla ver como un autor crece, y este que tenemos entre manos es mucho más que un “refaita” de su libro.

Heredero de la Alquimia es una obra que parece el cimiento de algo mucho mayor. Cuando uno la lee se da cuenta de que David tiene mucho más de lo que ha escrito. Es completa, como historia y como Historia. Ya nos avisan al principio que el autor ha jugado con las fechas, con los nombres… como un verdadero alquimista, pero quién puede decir qué o cómo pasan y pasaron las cosas.

La novela tiene una prosa fácil de leer -algo con mucho mérito debido a las muchas y buenas descripciones-, y unos diálogos apasionantes y auténticos. Es creíble; las cosas que nos cuenta y cómo nos las cuenta David, y eso es un mérito tratándose de una novela que por su profusión de personajes e historias es casi inabarcable.

También es inesperada. En los tiempos que corren, es difícil escribir algo que no esté escrito o que no esperemos que pase. David me sorprendió en dos o tres ocasiones, y eso, a estas alturas no es imprescindible, pero es maravilloso.

No sé que más añadir, me quedo sin palabras, me pierdo en esta reseña como un cultista inexperto podría hacerlo en la búsqueda de Sion. Son tantas y tan buenas sensaciones que uno se “revuelve sobre sí mismo” para encontrar una forma de transmitirlo.

En fin, no escribo más que creo que no haría más que liarme. ¡Enhorabuena, David!

Recomendación: Fuera de Ranking! ¡Léela, léela!