Dejo el comienzo de un artículo de Pérez-Reverte con respecto a la archiconocida Ley de Igualdad y el castellano. Como de costumbre, no tiene desperdicio.

Patente de corso

Otra vez ganan los malos

XLSemanal – 28/2/2011

Al principio creí que era simple estupidez; pero rectifico. Es prepotencia, vileza y mala leche. Es la imbecilidad de unos pocos visionarios analfabetos, aceptada con entusiasmo formal por los clientes y en silencio cómplice por los cobardes. Como se veía venir, aquel artículo 22 bis de la ley 56/2003, creado a partir del artículo 5 de la ley de Igualdad, ha conseguido el sueño perfecto de todo gobernante totalitario:

Podéis leer el artículo entero aquí