Etiquetas

,

livro_vento[35]Hoy es uno de esos días en los que uno se levanta y tiene algo que le reconcome por dentro y no sabe muy bien qué es. Haces repaso de tu vida y todo va bien; más con la que está cayendo. Enumeras y repasas de memoria todos esos puntos que componen tu vida y, a pesar del catarro que te atormenta, todo va bien. Es cierto que me gustaría que la gente conociera mi obra, que la nariz me dejara respirar en paz, que la crisis no fuera tal… Pero no parece que sea eso lo que te mantiene inquieto en estos días.
Y, sin embargo, no puedo evitarlo. Tengo una sensación difícil de definir, como si el apetito estuviera llamando a mi puerta, pero no es el hambre lo que me molesta -aunque un buen bocadillo de jamón, queso y aceite entraría en mi organismo ahora de mil amores-. No, es otra cosa.
Me devano los sesos, intentando por todos los medios de dilucidar lo que me pasa. Incluso he comenzado a escribir esta entrada con el secreto objetivo de averiguarlo. Y, aunque por momentos lo toco con la punta de mis dedos…, no llego a atraparlo y esa sensación se incrementa, destrozando mis nervios.
En fin, parece que el asunto me esquiva, no quiere revelarse y me quedo aquí, peor de lo que empecé, con la sensación de que algo se me escapa.
No pasa nada, pienso. Será un día de esos.